El impacto psicológico por el confinamiento

El impacto psicológico por el confinamiento

El estado de alarma decretado por la mayoría de los países para hacer frente la expansión del virus, obligo a todo el mundo a permanecer confinado todo el día y todos los días. Por tal motivo, el impacto psicológico viene dado por el cambio radical en los hábitos y rutinas cotidianas a los que estábamos acostumbrados. Sumado, además, por la incertidumbre de no saber por cuánto tiempo se prologaría la situación.

En este tipo de situaciones, el primer impacto psicológico que se produce es la tranquilidad, y es que la persona percibe que está haciendo algo para controlar la crisis. Ya sea una epidemia de salud, se esta haciendo algo en un lugar aparentemente seguro como lo es tu hogar, este sería un comportamiento positivo.

En cuando al impacto negativo por el confinamiento, se va presentando en función del tiempo y en las condiciones de la misma, es decir, la sensación de agobio y reclusión están latentes por las limitaciones, al no salir, ir a trabajar, hacer las compras, etc.

Los efectos del confinamiento

Diversos estudios reportan que en los países más afectados como lo son España, Francia, Alemania y en la mayoría de los países de Latinoamérica adoptaron medidas para poder aplanar la curva de contagios, minimizando la interacción social, suspendiendo las actividades recreativas, los servicios educativos, incluso la atención a la salud, que no sea por casos de covid-19, y la insistencia de permanecer en casa.

Salud mental durante el confinamiento

De acuerdo a una encuesta realizada por la OMS entre junio y agosto del 2020 en 130 países, el 67% interrumpieron el asesoramiento de los servicios de salud mental. Un 35% de los países reporto que se detuvieron las intervenciones de emergencia como la abstinencia por consumo de sustancias y delirios. El 70% de los países adoptaron la tele-medicina y la tele-terapia para superar las interrupciones de los servicios en persona.

Aumento de la ansiedad

Dada la situación, el estrés y la angustia pasan a ser parte del día a día. La ansiedad nos impide dormir, comer e incluso tener pensamientos suicidas pues estos síntomas ya pasan a mayor.

¿Solo o acompañado?

Las personas que viven solas o se la pasan mucho tiempo así pueden acarrear a consecuencias psicológicas. Para estas personas puede ser aún más grave, pues la sensación de aislamiento aumenta. Luego esta el otro extremo, la familia. Convivir todos los días encerrados en casa y obligados puede derivar a peleas y roces lo que ocasiona mayor estrés.

¿La tecnología como aliado o enemigo?

Sin duda por el confinamiento, la tecnología ha sido de ayuda para combatir la soledad, más que todo para los que viven solos. Sin embargo, también es un arma de doble filo, al estar todo el día conectado, es muy seguro encontrarse con noticias sobre el coronavirus, lo que hace que aumente la angustia, eso sumado a las fake news y las teorías conspiratorias.

Comentarios 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con